Castel Gandolfo

Fascina por la sobria elegancia de su centro histórico y el azul de las aguas en las que se refleja, y es famoso por ser la residencia de verano de los Pontífices.

Castel-GandolfoEspléndidamente asomado al Lago de Albano desde el borde del cono volcánico, Castel Gandolfo es conocido por la belleza de la naturaleza que lo rodea y por la elegancia de su centro histórico circundado por muros, lo que ha hecho que sea elegido una de los pueblos más bellos de Italia. Pero la localidad es famosa principalmente porque aquí se encuentra el Palacio Pontificio, en el que desde los primeros años del siglo XVII los papas han pasado las épocas de reposo veraniego. Por otro lado, Castel Gandolfo y sus alrededores ha sido lugar predilecto para la construcción de residencias de verano desde la antigua Roma, primero de familias patricias y emperadores, y más tarde de figuras del alto clero y de la nobleza romana. Testimonios de época romana son los restos de la Villa de Domiciano, de los que forma parte el Ninfeo Bergatino. Las villas y demás residencias conservadas hoy –como también la Chiesa di San Tommaso di Villanova (Iglesia de Santo Tomás de Villanueva)- se edificaron por lo general a partir del siglo XVII, es decir, cuando Castel Gandolfo pasó a ser propiedad de la Santa Sede. Pero la historia de Castel Gandolfo es mucho más antigua, ya que sus orígenes se remontan a la ciudad de Alba Longa.