El territorio y el ambiente

Desde el punto de vista geográfico, el territorio de los popular e históricamente conocidos como "Castelli Romani" (Castillos Romanos), se corresponde con el relieve de Colli Albani (Colinas Albanas), situado a pocas decenas de kilómetros hacia el sureste de Roma.

Desde el punto de vista geológico, Colli Albani constituye los vestigios del antiguo Vulcano Laziale (Volcán del Lacio), formado durante un larguísimo periodo hace entre 630.000 y 20.000 años, con un proceso que podríamos dividir en las tres fases siguientes:

Inicialmente, una intensa actividad eruptiva formó un imponente cono volcánico, cuya base alcanzaba los 60 kilómetros de diámetro; el borde superior del cráter de este enorme volcán se derrumbó poco a poco, originando la gran caldera, de la que hoy se conservan los márgenes nororientales (Montes Tuscolanos y del Artemisio);

Tras un largo periodo de pausa, la actividad eruptiva se reanudó generando, dentro de la caldera, un cono volcánico más pequeño, cuyo cráter central constituye hoy los llamados "Campi di Annibale" (Campos de Aníbal), mientras otros dos conos secundarios han originado los actuales Monte Cavo y Colle Iano;

Para terminar, una última fase (llamada hidromagmática porque consiste en violentas explosiones provocadas por el contacto de las capas acuíferas subterráneas con bolsas residuales de magma incandescente) ha originado, a lo largo del borde suroccidental de la caldera originaria, otros cráteres convertidos más tarde en lagos volcánicos; de estos, únicamente se conservan dos (los lagos de Nemi y Albano), mientras el resto se secaron formando hoy valles agrícolas (Prata Porci, Pantano Secco, Valle Marciana, Laghetto, Vallericcia).

La excursión altimétrica del territorio de Colli Albani varía de los 47 m.s.n.m. (en el municipio de Montecompatri) a los 956 m.s.n.m. (Maschi delle Faete, en el municipio de Rocca di Papa), con un claro predominio de municipios situados a nivel montañoso, es decir, entre 300 y 700 m.s.n.m.

Hasta el siglo XVII, las especies forestales silvestres que dominaban el territorio de Colli Albani eran según las fases altimétricas:

El encinar, característico de la franja mediterránea, que alcanza una altitud de 200-300 m.s.n.m.;

El robledal, típico de la franja sub-mediterránea, que alcanza una altitud de 400-500 m.s.n.m.;

El bosque Mixto de Latifólidas Q.T.A., es decir, Querce (roble), Tigli (tilos), y Aceri (arces), típico de la franja sub-montañosa que alcanza una altitud de 700-800 m.s.n.m.;

El hayedo, característico de la franja montañosa, más allá de 800 m.s.n.m.

Los bosques de castaño que cubren en la actualidad el relieve de Colli Albani no constituyen la vegetación endémica de la zona sino que son fruto del continuo proceso de antropización que ha tenido lugar en este territorio desde los orígenes de la colonización humana, y que se ha intensificado enormemente en los últimos tres siglos.

De hecho, la intervención humana ha provocado la sustitución gradual de estos bosques silvestres por cultivos de evidente interés económico:

Viñedo y olivar en la franja altimétrica hasta los 400-500 m.s.n.m., sustituyendo al encinar y al robledal;

Castaño, cultivado a tala baja para el crecimiento de vástagos, en la franja altimétrica superior, sustituyendo al bosque mixto Q.T.A y al hayedo.

Maquias de vegetación selvática autóctona se localizan en diversos municipios de Castelli Romani. Los más importantes son:

El Bosque dei Capucini (de los capuchinos) y Lago Albano (Albano Laziale)

El Parque de Villa Chigi (Ariccia)

La Maquia dello Sterparo (Frascati)

El Bosque della Madonella (de la virgencita) (Grotaferrata)

El Bosque Ferentano y Parque Colonna (Marino)

El Bosque del Lago de Nemi y Vallone Tempesta (Nemi)

Los Bosques de Monte Cavo y del Maschio delle Faete (Rocca di Papa)

El Bosque del Cerquone (Rocca Priora)

Los Bosques del Artemisio y del Maschio d'Ariano (Velletri)

Rica e interesante es la FAUNA que puebla el territorio de Castelli Romani:

La clase animal más representada en la región son las Aves, con más de un centenar de especies pertenecientes a varios órdenes, entre los cuáles los paseriformes son sin duda los más abundantes con numerosas familias: Herrerillos, petirrojos, lavanderas blancas, currucas capirotadas, pinzones, colirrojos, reyezuelos, troglodytes, jilgueros, mitos, trepadores azules, alondras, mirlos, estorninos, golondrinas, orioles, cornejas, arrengajos, urracas ... por citar solo aquellas que se observan con facilidad!

Pero también cabe destacar especies pertenecientes a otras familias, como por ejemplo las codornices, las perdices, las gallinuelas, los pitos reales, la abubilla, el cuco...

Sin olvidar la abundante avifauna acuática de paso que visita las riberas y las aguas de los lagos de Nemi y Albano: ánades reales, fúlicas, porrones moñudos, somormujos, cormoranes negros, cormoranes moñudos...

Por último, numerosos e interesantes son los rapaces, tanto diurnos (águila ratonera, cernícalo, gavilán...) como nocturnos (mochuelo, lechuza, búho, mochuelo, autillo...).

Entre los mamíferos salvajes que habitan los bosques y las montañas de Colli Albani, señalamos (sin intención de ser exhaustivos) el jabalí, el zorro, la garduña, la comadreja, el tejón, el erizo, el puercoespín, la liebre, el lirón, el topo, la arvícola, la musaraña, el murciélago, la ardilla, el lirón gris...

Para terminar cabe recordar, entre los numerosos reptiles, a los vistosos lagartos, a la temible víbora, a las inocuas serpientes y culebras... Mientras que entre los Anfibios cabe citar sin duda algunas especies raras que habitan el Pantano della Doganella (Rocca Priora): la salamandra común, la salamandra de anteojos, el tritón común, el tritón crestado...